Normalmente los profesionales utilizamos nomenclaturas que forman parte de nuestro día a día, como es el caso de la Terapia Miofuncional. Algunos conceptos que para nosotros son tan comunes para otras personas y sobre todo para los padres suelen resultar complejos y provocar dudas: ¿A qué se refiere con Terapia Miofuncional?, ¿Para qué es? ¿Por qué necesita mi hijo/a esta terapia? En esta entrada pretendo resolveros algunas de estas dudas.

En primer lugar… ¿Qué es la Terapia Miofuncional?

La terapia miofuncional procede etiológicamente de terapia (curación) y mio (músculo). Esta terapia evalúa e interviene en los músculos relacionados con el habla y la articulación, la dentición, la masticación (formación del bolo), la deglución y la respiración. Con esta terapia se previene o interviene en los llamados desordenes miofuncionales orofaciales existentes, es decir, dichos desórdenes son las diferencias anatómicas y fisiológicas de las estructuras orales y faciales como son: los labios, dientes, lengua, mandíbula, mejillas y paladar, que interfieren con el desarrollo dental y facial normal, que intervienen en el habla y en el desarrollo físico o psicosocial. Incluyéndose también la posición en reposo de los labios y la lengua.

¿Cuál es su Objetivo?

Lo que se pretende con la TMF es reeducar patrones musculares inadecuados y establecer nuevos comportamientos. Un ejemplo es escuchar a un niño que pronuncia incorrectamente la /rr/; después de la evaluación logopédica correspondiente el terapeuta del lenguaje comenzará con el tratamiento miofuncional con el objetivo de que el niño consiga y automatice la correcta pronunciación del fonema. Las metas apropiadas para la terapia miofuncional deben incluir el reentrenamiento de labios y lengua en reposo y patrones funcionales, como el habla o la deglución.

¿A quién se aplica esta Terapia?

Se aplica en pacientes con dificultades deglutorias, respiradores orales, patologías neurológicas  o neuromusculares, hábitos inadecuados de succión, onicofagia, uso prolongado del chupete, bruxismo, trastornos de la articulación, hiponasalidad, trastornos de la voz, alteraciones craneofaciales, secuelas quirúrgicas, roncopatías, pacientes geriátricos, enfermedades neurológicas o degenerativas, niños prematuros y un largo etcétera.

Y lo más importante… ¿Cómo trabaja el logopeda la Terapia Miofuncional?

En la TMF no se evalúan síndromes o patologías, sino características clínicas o síntomas en relación a las funciones orofaciales relacionadas con esta terapia, como pueden ser la postura, el tono muscular, los órganos orofaciales, las deformidades músculo-esqueléticas, la sensibilidad, las capacidades cognitivas, la respiración, el lenguaje, el habla, la voz, la discriminación auditiva, la alimentación o deglución.

Finalizada la evaluación del paciente, se propone la programación que más se adecue al mismo y se comienza con el tratamiento logopédico a través de: 1-Ejercicios musculares en los órganos fonoarticulatorios para adecuar el tono y la movilidad, 2-Entrenamiento de la posición de reposo de los labios y lengua, 3-Aprendizaje de adecuados patrones de respiración, deglución, masticación y fonación, 4-Estabilización y mantenimiento de los patrones aprendidos.

Para poder corregir y conseguir los objetivos debemos trabajar muy intensamente en terapia, pero más aún en casa, ya que se trata de generalizar lo que en un principio son ejercicios, en hábitos saludables.

Para finalizar y como especialista logopeda en Murcia, quiero destacar la importancia de la detección precoz de los desórdenes miofuncionales,  ya que investigaciones recientes indican que la terapia miofuncional es muy efectiva para la rehabilitación de los desequilibrios orofaciales mencionados anteriormente.

Si tienes alguna duda o te gustaría obtener más información de una logopeda en Murcia, no dudes en dejar tu comentario o contactarme. Estaré encantada de escucharte.