El nacimiento de un niño con “labio leporino” es algo que preocupa bastante a los padres y que generalmente provoca desorientación ante los interrogantes sobre la causa y la posibilidad de que pueda afectar al desarrollo futuro de su hijo.

 

Labio Leporino

 

El labio leporino o fisura labio-alveolo-palatina (FLAP) es una separación o división surgida en labio superior del niño recién nacido que ocurre porque no se ha terminado de formar adecuadamente en la matriz de la madre. Esta separación puede dividir el labio junto con el alveolo y el paladar duro o blando, de ahí que se llame fisura labio-alveolo-palatina. Existe también la posibilidad de que afecte solamente al labio superior, siendo esta la más simple, o algunas formas más complejas como una afectación bilateral, es decir una doble fisura.

La causa, todavía desconocida se da en uno de cada de cada setecientos nacimientos. Puede haber cierta influencia genética en un tercio de los casos, pero la mayoría de las veces puede deberse a factores externos como la ingesta de medicamentos durante el embarazo, infecciones víricas o radiaciones.

El tratamiento del labio leporino se va a llevar a cabo a través de varios profesionales de la salud, como son: cirujano plástico, otorrinolaringólogo, odontólogo, logopeda, y psicólogos.

El profesional logopeda, participará en la rehabilitación de las funciones orofaciales desde el momento de su nacimiento. El logopeda establecerá desde el principio una serie de pautas para que la alimentación y la deglución del bebé sean las adecuadas. Ya que esto influirá en el posterior desarrollo del habla.

El ámbito del lenguaje, la comunicación y el habla la intervención logopédica tendrá las siguientes características:

-Con tres meses, se dará información general a los padres sobre el proceso de desarrollo del lenguaje y las peculiaridades en los niños con fisura, motivándolos a participar en todo el proceso.

-Con 8-18 meses: Se propone una estimulación global para potenciar todos los aspectos del desarrollo y así evitar que la dificultad que presenta interfiera en el normal desarrollo del niño. Se propone una estimulación verbal dentro del contexto familiar aprovechando las actividades de la vida diaria para enriquecer la calidad y cantidad del lenguaje.

-Con 18-36 meses: Se normalizan las funciones de respiración, deglución y fonación. Y potenciaríamos el desarrollo lingüístico y comunicativo del niño.

-Con tres años: Al coincidir esta edad con la incorporación de los niños/as a los centros escolares e incidir en el mismo contexto diferentes profesionales se coordinará una respuesta global, coherente y ajustada.

La rehabilitación logopédica del labio leporino se va a desarrollar a través de las siguientes áreas.

  • Las características sonoras: la discriminación auditiva y fonológica.
  • La respiración, la coordinación fono-respiratoria y el soplo.
  • La rehabilitación miofuncional: praxias de movilidad, elasticidad y tono de la musculatura lingual, velar y labial.
  • El desarrollo lingüístico general y el componente fonético-fonológico en particular.

Como profesional logopeda en Murcia, hago especial hincapié en el tratamiento temprano de estos niños. Si establecemos una rehabilitación adecuada y precoz, su desarrollo posterior llegará a estar completamente normalizado.

Si tienes alguna duda o te gustaría obtener más información de una logopeda en Murcia, no dudes en dejar tu comentario o contactarme. Estaré encantada de escucharte.