El habla y la capacidad de escucha son habilidades primarias que poseemos desde incluso antes de nacer, mientras que la capacidad de lectura y escritura son consideradas como habilidades secundarias del lenguaje que vamos a ir aprendiendo a lo largo de nuestra vida. El aprendizaje de la lectoescritura es por tanto un proceso crítico y difícil para los niños y de ello dependerá el  éxito en la escuela, pues esta habilidad resulta un instrumento muy útil para tener acceso a la información y al conocimiento del mundo que nos rodea.

Es frecuente que los niños muestren dificultades a la hora de pronunciar cuando están aprendiendo a hablar. Sin embargo, llega un momento, aproximadamente  entre los 4-5 años, en el que su lenguaje debe ser perfectamente comprensible tanto para las personas conocidas como para los extraños que traten de comunicarse con él

Si esto no fuera así y todavía le costara pronunciar de forma adecuada pasado ese periodo de edad, si confundiera los sonidos, si realizara intercambios de palabras, distorsiones o acortamientos de las mismas, algo normal cuando los niños empiezan hablar, y no se consiguieran solventar, pueden dar lugar a un trastorno del aprendizaje de la lectura y la escritura por no tener afianzado de manera correcta el lenguaje oral.

Es por ello que sí existe una relación directa entre las dificultades del habla y las dificultades del aprendizaje de la lengua escrita, de manera que como especialista logopeda en Murcia, recomiendo acudir a un profesional para corregir las dificultades del habla antes del acceso al lenguaje escrito.

De manera que si su hijo/a a la edad de 3 años tuviera un lenguaje oral ininteligible o dificultades para hablar, sería recomendable llevarlo a un logopeda, pues una actuación temprana es la mejor solución para solventar cualquier problema futuro.

Si tienes alguna duda o te gustaría obtener más información de una logopeda en Murcia, no dudes en dejar tu comentario o contactarme. Estaré encantada de escucharte.