¿Cómo podemos prevenir la disfonía infantil?

La disfonía infantil es la alteración o pérdida parcial de las cualidades acústicas de la voz (frecuencia, intensidad, timbre y duración). La disfonía infantil es más habitual de lo que se piensa. En los niños estas afectaciones de la voz suelen estar asociadas a enfermedades (resfriados, gripes, problemas de audición…) o excesos vocales incontrolables (gritos).

Muchos padres no se dan cuenta de que su hijo presenta una disfonía porque suelen acostumbrase a esas cualidades acústicas de su hijo, pero la realidad, es que no resulta una voz sana y limpia y  por tanto en el futuro pueden producirse problemas orgánicos mayores (nódulos, pólipos o edemas en las cuerdas vocales) si no se detecta precozmente.

Como logopeda, os diría que lo principal es sustituir los malos hábitos por otras prácticas de cuidado e higiene vocal.

Tanto los niños como los adultos, en este caso sus propios padres, deben tomar conciencia del cuidado de la voz de su hijo.

Como profesional logopeda en Murcia os dejo algunos consejos para tomar conciencia del cuidado que necesita la voz de su hijo:

  • Tener un descanso de calidad, durmiendo aproximadamente unas 10 horas.
  • Mantener una respiración nasal, en lugar de bucal, de tipo diafragmática-abdominal.
  • Hacer que beban agua con asiduidad, mediante cortos pero frecuentes sorbos.
  • Evitar en la medida de los posible la tos y el carraspeo innecesarios.
  • Mantener una buena higiene nasal, dental y también de los oídos.
  • Vigilar que no fuercen su voz.
  • Atender cuanto antes infecciones respiratorias o alergias.
  • Dedicar un tiempo diario de reposo vocal.
  • Evitar gritar, pero también evitar una voz monótona como la del cuchicheo o susurrada.
  • Al hablar, elaborar frases cortas que permitan hacer pausas en las que poder respirar y no agotar el aire.
  • Hay que limitar la ingesta de comidas y bebidas demasiado frías o calientes.
  • Vocalizar adecuadamente.
  • Intentar no hablar a larga distancia (muy común en el patio). Y acostumbrarse a acercarse a la persona para ser oído.
  • No usar la voz en estados de agotamiento físico.
  • No hablar mientras se realiza un ejercicio físico y esperar a que la respiración se haya calmado. Como sucede, por ejemplo, en las clases de Educación Física.

 

Para finalizar deciros que, si consideran que su hijo/a tiene problemas de voz, lo mejor es acudir al profesional logopeda para que valore si efectivamente se están desarrollando esos hábitos inadecuados y cambiarlos lo antes posible. Una detección precoz llevará siempre a un pronóstico favorable para el niño.

Si tienes alguna duda o te gustaría obtener más información de una logopeda en Murcia, no dudes en dejar tu comentario o contactarme. Estaré encantada de escucharte.